GENERAL DISCLAIMER

All the pics displayed in this blogs are from the author's private collection or just snapshots from his private movie collection. Whenever I use another web's or person's pics, it will be always mentioned.

Feel free to use the information or pics showed but please ask for permission or just remember to add the source wherever you use them. THANKS

Todas las fotos mostradas en este blog pertenecen a la colección privada del autor o son capturas de las películas de la misma colección. En caso de usar material de otra persona o web, siempre será mencionada su procedencia.
La información y/o fotos de este blog están a disposición de cualquiera, pero por favor pidan permiso para usarlas o al menos indiquen su procedencia. GRACIAS

domingo, 14 de marzo de 2010

Reseñas Ajenas: Pink Force Commando ( La fuerza del Comando Rosa)

Una de las taras más reconocibles del autor de este humilde blog es la notable vagancia aplicada a casi todos los ámbitos de su vida profesional y personal. Pero, ¡Qué culpa tengo yo de haber nacido cansado, leches!. Bueno, aqui os dejo una pedazo de reseña de PINK FORCE COMANDO que me he enocontrado bicheando por la web. Su autor José Moscardó le hace justicia a este título que NO tuvo nada que ver con Joseph Lai y que su único pecado fue ser distribuido fuera de Hong Kong por la IFD. De hecho a dia de hoy, este film ya no está en el catálogo del Sr Lai.

La reseña original la pueden encontrar en esta dirección

http://www.cartelera10.com/artes-marciales/la-fuerza-del-comando-rosa.html

Un comando formado exclusivamente por mujeres oculta en un terreno el oro producto de un robo, pero el botín es descubierto y con él se construye un complejo dedicado al juego y la prostitución, llamado Ciudad del Pecado. Las mercenarias deciden entonces aliarse con su antiguo rival, “el comandante”, para apoderarse de un enorme y valiosísimo diamante conocido como Estrella de Oriente. Pero él las traiciona una vez más y huye con el mapa de la joya, que esconde detrás de un cuadro en la Ciudad del Pecado. Las chicas del Comando Rosa encuentran el mapa y se unen a las fuerzas de la guerrilla para defender la ciudad frente al ejército que acaudilla “el comandante”.



La fuerza del comando rosa (1982) fue concebida como una especie de secuela de otra película que Lawrence Full dirigió aquel mismo año y que se titulaba Golden queen commando (El comando de la reina dorada, también conocida como Comando de amazonas). En aquella ocasión se trataba de siete mujeres a la caza de un tesoro que emulaban a los héroes de Los siete magníficos defendiendo un lugar frente a una nutrida banda de malvados. Sus principales protagonistas —el trío formado por Venus Lin (Brigitte Lin en sus comienzos), Elsa Yeung y Sally Yeh (The killer)— repitieron suerte en esta extraña película de acción que mezcla sin ningún rubor géneros tan diversos como el western, el bélico, las aventuras y las artes marciales. Brigitte Lin y Elsa Yeung volverían a formar pareja en Phoenix, el truhán (Phoenix the raider, 1985), un subproducto de acción “escrito” por el inefable Godfrey Ho.



La influencia del western italiano se hace patente en la descarada inclusión de algunos fragmentos musicales, en el planteamiento de numerosas escenas y en varios de los personajes (esa Susie “Dinamita” que imita a Clint Eastwood arrojando imperturbable cartuchos de dinamita contra sus enemigos, o ese “hombre del corazón roto” que se gana la vida como cazador de recompensas y viste enteramente de negro, como el siniestro “enterrador” que hizo famoso a Lee Van Cleef en La muerte tenía un precio). También está presente el western americano, como en la secuencia del asalto final a la Ciudad del Pecado, que se basa torpemente en El Álamo hasta el punto de que una de las protagonistas muere como Richard Widmark en la famosa película de John Wayne.



Si hay algo que define La fuerza del comando rosa, es su sorprendente eclecticismo. En el filme de Lawrence Full (pseudónimo de Yen-ping Chu, el director de Fantasy mission force, que cerraría la trilogía, e Isla de fuego, ambas con Jackie Chan) todo vale con tal de llamar la atención y crear un efecto vistoso. Para que el lector se haga una idea, en el ejército de los “malos” hay soldados uniformados como los nazis, encapuchados del Ku-Klus Klan, hombres vestidos como los gángsteres chinos de los años veinte y otros que parecen mejicanos de la época de la revolución. A lo largo de la película no sólo aparecen vaqueros montados a caballo, sino también gamberros motorizados, luchadores de kung fu y hasta ninjas. Todo este conjunto de personajes dispares y anacrónicos está encabezado por un curioso elenco de bellezas, algunas de las cuales saben luchar y otras se limitan a lucir su palmito y dejarse doblar en las escenas peligrosas por especialistas disfrazados de mujeres.



De la distribución internacional de este delirio camp se encargó Joseph Lai, una especie de Roger Corman asiático, especializado como éste en la producción de películas de bajo presupuesto y altamente rentables, quien además utilizaría una de las imágenes de la película (la joven de blanco con la antorcha) como presentación de todos los títulos auspiciados por su IFD Films and Arts Limited. La diferencia entre Corman y Lai es que el primero ha producido y dirigido también pequeñas obras maestras (todas sus adaptaciones de Poe), mientras el segundo lo único que ha hecho en su vida ha sido enriquecerse con prácticas tan fraudulentas como añadir escenas nuevas a viejos filmes para luego revenderlos con un título distinto, o utilizar música de otras películas sin pedir permiso a sus autores ni pagar derechos de propiedad intelectual. Los filmes producidos o distribuidos por Lai son casi siempre sinónimo de morralla, pero La fuerza del comando rosa, en la que se invirtió más dinero de lo habitual (aunque no hay que perder de vista que algunas de sus escenas pertenecen a la primera entrega), puede resultar incluso divertida siempre y cuando uno sea amante de lo bizarro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada